You are currently browsing the tag archive for the ‘Manuel Gómez Castro’ tag.

La libertad:

La libertad es un concepto muy amplio al que se le han dado numerosas interpretaciones por parte de diferentes filosofías y escuelas de pensamiento. Se suele considerar que la palabra libertad designa la facultad del ser humano que le permite decidir llevar a cabo o no una determinada acción según su inteligencia o voluntad. La libertad es aquella facultad que permite a otras facultades actuar y que está regida por la justicia.

Fuente: Wikipedia.

Esa, es una definición de libertad. Hay gente que puede que se quede satisfecha con ésta, pero en mi opinión, se queda trágicamente corta.

Desde mi punto de vista, la libertad es la capacidad de elegir qué hacer y estar conforme con hacerlo. Hay posturas que dicen que las normas limitan la libertad de las personas y que no son necesarias, que para lograr una sociedad realmente libre deben abolirse todas las leyes, de este modo todo el mundo podría hacer lo que quisiera. Un craso error.

En esa “utópica” sociedad, la gente no haría todo lo que quisiera, sino todo lo que pudiera, dado que allí, las libertades de las personas chocarían entre sí, y prevalecería la de la persona más fuerte, mientras que la más débil carecería de ésta dado que sería avasallada. Las normas no coartan la libertad, la regulan para que todo el mundo pueda disponer de ella. Pero estas normas solo se aplican a la libertad de acción.

La libertad de acción es un privilegio. En un principio todo el mundo dispone de él, pero como privilegio que es, se puede ser desposeído de éste. Una persona solo debería perder su libertad de acción en un caso, si por medio de ésta ha anulado la libertad de otra persona. Ya sea obligándola a hacer algo en contra de su voluntad, o arrebatándole algo, lo cual le deja sin la libertad de hacer uso de eso, que puede ser un objeto material o su propia vida. También se debe perder este privilegio cuando haces que alguien, ya sea a favor o en contra de su voluntad, arrebate o coarte la libertad de otra persona. Además de todo esto, una persona también pierde su libertad de acción si infringe alguna de las leyes impuestas por la sociedad en al que vive.

Todo el mundo tiene derecho a ser libre en su pensamiento. Todos pueden pensar lo que quieran y nadie tiene derecho a decirles lo que deben pensar. Pueden sugerírsele a la gente formas de pensar, siempre dando la opción de no aceptarlas, de esta forma, el individuo es libre de pensar de esa manera o no. Un individuo puede incluso pensar en arrebatarle la libertad a otra persona, y este hecho no debe tener consecuencias mientras no lo lleve a cabo.

Una sociedad no puede saltarse los derechos ya mencionados, dado que la gente no puede darle derechos a sus líderes que ellos mismos no tienen.

En definitiva y según mi opinión, una sociedad libre es la que impone normas. Pero no todas las normas que desee, sino solo las necesarias para delimitar en qué momento alguien ya reduce la libertad de otra persona. Y también es la que condena a éstas personas cuando se demuestra que son culpables, con un castigo equivalente al daño que hizo pero sin llegar nunca a arrebatar la vida.

Disertación filosófica de:
Manuel Gómez  Castro

Anuncios
noviembre 2017
L M X J V S D
« May    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930