You are currently browsing the tag archive for the ‘la inmortalidad del alma’ tag.

La inmortalidad del alma

La inmortalidad del alma

Desde la antigua Grecia nos llega la idea del alma independiente del cuerpo la cual platón defendía ya que pensaba que la unión del cuerpo y alma se había producido accidentalmente. Esto lo explica perfectamente en el mito del carro tirado por dos caballos alados, uno blanco que representa la parte irascible del alma, es decir la parte de los pasiones buenas, un caballo negro que representa la parte concupiscible, es decir, las necesidades corporales; ambos caballos estaban al mando de un auriga, que representa la razón. Los caballos alados se pelearon e hicieron caer el carro al mundo sensible y quedó atrapado en el cuerpo, como castigo que debe cumplir hasta que asuma su culpa que es cuando volverá al mundo de las ideas. Por todo ello Platón cree en la plena inmortalidad del alma y en otra vida después de la muerte. Descartes en cambio no daba por hecho la existencia de un cuerpo material pero si afirma la existencia de un alma, de una sustancia inmortal, pensante y totalmente independiente del cuerpo que manifiesta su pensamiento de modos diferentes como sentir, imaginar, entender, desear, rechazar, afirmar, negar y por supuesto dudar. Para el cuerpo no hay evidencias de que exista, pero el espíritu sí, porque piensa y duda porque sabe que esta ahí pero el cuerpo al solo tener percepciones de los sentidos pues no es seguro que lo que percibe sea real; estas ideas se resumen en la famosa frase del “pienso luego existo” que todos conocemos. Esta idea de inmortalidad del alma perdura en nuestros días, como nos muestran los cristianos, que creen en la vida plena y con Dios después de la muerte. A lo largo de la historia como hemos visto hay varias ideas y justificaciones que nos llevan a la inmortalidad del alma, pero ¿existe en verdad un alma independiente del cuerpo? Tras la muerte, ¿hay vida?

Este tema ha fascinado al ser humano desde su existencia y algo que aún no llega a entender por completo algo que se le escapa de las manos. Cuando hablamos de cuerpo y alma, hablamos de materia y espíritu hablamos de dos partes diferentes y opuestas que están unidas en nuestro ser. Algo que se puede afirmar es que tanto nuestra alma, es decir nuestro pensamiento, nuestro propio yo que habla en nuestra mente, como nuestro cuerpo lleno de necesidades y de percepciones es evidentemente que existen. Cuando nuestro cuerpo perece, cuando una persona deja de serlo y pasa a ser un simple cuerpo, simple materia, el alma se desprende del cuerpo, deja de estar atado a él, pero la duda que nos llega es a dónde va este alma.
No se puede descartar que el alma perezca junto al cuerpo debido a que el alma sea un producto de nuestra mente, pensamiento provocado por el complejo mecanismo de nuestro cerebro que al morir éste, nuestro pensamiento se desvanezca y deje de existir; pero tampoco podemos descartar la posibilidad de un alma inmortal, la cual tras la muerte del cuerpo, pueda reencarnar en otro cuerpo o pasar a otro estadio de vida que se nos escapa de nuestra realidad. Ambas opciones puede ser posibles pero no del todo demostrables a ciencia exacta, por eso no podemos descartar ninguna. Pero parece algo triste, por decirlo de alguna manera, que todo lo que hay en nuestra cabeza, todos nuestros pensamientos, todas nuestras razones, nuestro propio yo, la voz que hay en nuestra cabeza, desvanezcan así sin más, que muera junto al cuerpo, es algo si nos paramos a imaginarlo, pensamos un vacío, un no pensar y no saber, como si no hubiésemos nacido; imaginar esto nos hace pensar que estamos aquí para nada en sí porque todo lo que pensemos, todo lo que aprendamos y conozcamos se pierda por completo junto a nuestra muerte, nuestro propio yo, por eso creo que debe de haber algún fin, una finalidad en nuestra vida, que no sea acabar en un simple vacío, algo que siga adelante con nuestros pensamientos para que no se desvanezcan sin más. Por ello se puede hablar de una “vida” después de la muerte la cual por ahora desconocemos y que convierte al alma en inmortal de tal manera que esta perdura después de que nuestra parte material perezca.

Anuncios
septiembre 2017
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930