La Revolución Científica es uno de los grandes acontecimientos que definen al mundo moderno: comienza con la publicación de la obra de Copérnico y culmina con la obra de Newton. Esta revolución conllevó a una serie de cambios en la mentalidad de los seres humanos debido a que no solo nos contentamos con lo que son en sí los objetos sino que tenemos la inquietud de saber más allá (nacimiento de la filosofía). Para llegar a este mundo ya infinito los humanos utilizamos la razón y a través de ella nos conduce a la unión de la observación sensible con la medición exacta para dar la nueva teoría natural. Galileo y Kepler entendieron la idea de ley natural, pero sólo la pudieron aplicar a fenómenos naturales aislados: faltaba por mostrar que la ley que se aplicaba en los casos aislados también podía aplicarse en la totalidad y que el universo era accesible a la comprensión exacta del conocimiento matemático y adecuadamente abarcable por él. A partir de esta revolución se crea una historia física del mundo al margen del dogmatismo y la autoridad religiosa y que sólo quiere apoyarse en los hechos observables y en los principios universales del conocimiento teórico de la naturaleza.

Lucía Espejo

Anuncios