You are currently browsing the category archive for the ‘Ismael Reinoso Llamas’ category.

Messenger

Sí, el Messenger puede perjudicial gravemente tu inteligencia, has leído bien, parece una tontería que algo tan común y tan cercano a todos nosotros pueda ser peligroso. Sinceramente no me baso en ningún estudio científico, o ningún experimento más que el que puede ser el simple uso del MSN (Messenger) por mí mismo. ¿Pensáis que las nuevas tecnologías puede inhibir nuestros pensamientos o incluso que estos sean menos fluidos y exactos?
La gran mayoría juventud de hoy en día, en ella me incluyo a mí, utilizamos Internet como un medio de comunicación diario y “directo”, convirtiéndose en algo común y normal para todos los jóvenes. El MSN, el Tuenti, el Facebook, además de otras redes sociales se han convertido en puntos de encuentro entre amigos y conocidos para poder incluso quedar esa misma noche o comentar en las fotos de del sábado pasado en el botellón. Al escribir con mensajera instantánea como es el MSN, parece que se nos retarda el pensamiento ya que nos cansa, y además nos paramos más a pensar lo que vamos a decir, antes de decirlo y es lo que hace que no seamos tan directos como cuando hablamos cara a cara, que pensamos más rápidamente y lo decimos en el instante, agilizando nuestra mente para poder pensar lo que decimos más rápidamente. Además de este factor importante, el MSN y las redes sociales, son medios de comunicación que si hacemos mal uso de ellos y abreviamos la escritura podemos provocar que a la hora de que debamos escribir bien cometamos numerosas faltas de ortografía. Comunicarse por MSN se ha convertido en una forma fría y escueta de la comunicación ya que inhibe las relaciones sociales, ya la gente no se declara de rodillas en mitad del instituto, ya simplemente nos conectamos a Internet le decimos “te amo” a una persona pulsando “enter”, algo tan sencillo y que provoca que “desocializa” la sociedad, ya que nos volvemos mas individualistas y el fundamento de contacto y cercanía que nos une como sociedad a la hora de relacionarnos se pierde, y un abuso de esta comunicación puede provocar a la hora de la verdad de tener cara a cara a la persona que amas, o a un simple amigo, que nos cueste establecer una conversación, debido a lo que ya he comentado antes, en el MSN nos paramos a pensar más lentamente lo que vamos a decir, y pensemos lentamente y que al fin al cabo nos cueste empezar una conversación con riqueza y fluida.
No voy a decir que no se use el MSN porque eso también me lo debería aplicar a mí, pero si decir que el MSN ni las redes sociales deben de reemplazar nuestra realidad, nuestra manera directa de transmitir y expresar nuestros sentimientos que para nada se puede igualar al MSN.

Ismael Reinoso

Anuncios
La inmortalidad del alma

La inmortalidad del alma

Desde la antigua Grecia nos llega la idea del alma independiente del cuerpo la cual platón defendía ya que pensaba que la unión del cuerpo y alma se había producido accidentalmente. Esto lo explica perfectamente en el mito del carro tirado por dos caballos alados, uno blanco que representa la parte irascible del alma, es decir la parte de los pasiones buenas, un caballo negro que representa la parte concupiscible, es decir, las necesidades corporales; ambos caballos estaban al mando de un auriga, que representa la razón. Los caballos alados se pelearon e hicieron caer el carro al mundo sensible y quedó atrapado en el cuerpo, como castigo que debe cumplir hasta que asuma su culpa que es cuando volverá al mundo de las ideas. Por todo ello Platón cree en la plena inmortalidad del alma y en otra vida después de la muerte. Descartes en cambio no daba por hecho la existencia de un cuerpo material pero si afirma la existencia de un alma, de una sustancia inmortal, pensante y totalmente independiente del cuerpo que manifiesta su pensamiento de modos diferentes como sentir, imaginar, entender, desear, rechazar, afirmar, negar y por supuesto dudar. Para el cuerpo no hay evidencias de que exista, pero el espíritu sí, porque piensa y duda porque sabe que esta ahí pero el cuerpo al solo tener percepciones de los sentidos pues no es seguro que lo que percibe sea real; estas ideas se resumen en la famosa frase del “pienso luego existo” que todos conocemos. Esta idea de inmortalidad del alma perdura en nuestros días, como nos muestran los cristianos, que creen en la vida plena y con Dios después de la muerte. A lo largo de la historia como hemos visto hay varias ideas y justificaciones que nos llevan a la inmortalidad del alma, pero ¿existe en verdad un alma independiente del cuerpo? Tras la muerte, ¿hay vida?

Este tema ha fascinado al ser humano desde su existencia y algo que aún no llega a entender por completo algo que se le escapa de las manos. Cuando hablamos de cuerpo y alma, hablamos de materia y espíritu hablamos de dos partes diferentes y opuestas que están unidas en nuestro ser. Algo que se puede afirmar es que tanto nuestra alma, es decir nuestro pensamiento, nuestro propio yo que habla en nuestra mente, como nuestro cuerpo lleno de necesidades y de percepciones es evidentemente que existen. Cuando nuestro cuerpo perece, cuando una persona deja de serlo y pasa a ser un simple cuerpo, simple materia, el alma se desprende del cuerpo, deja de estar atado a él, pero la duda que nos llega es a dónde va este alma.
No se puede descartar que el alma perezca junto al cuerpo debido a que el alma sea un producto de nuestra mente, pensamiento provocado por el complejo mecanismo de nuestro cerebro que al morir éste, nuestro pensamiento se desvanezca y deje de existir; pero tampoco podemos descartar la posibilidad de un alma inmortal, la cual tras la muerte del cuerpo, pueda reencarnar en otro cuerpo o pasar a otro estadio de vida que se nos escapa de nuestra realidad. Ambas opciones puede ser posibles pero no del todo demostrables a ciencia exacta, por eso no podemos descartar ninguna. Pero parece algo triste, por decirlo de alguna manera, que todo lo que hay en nuestra cabeza, todos nuestros pensamientos, todas nuestras razones, nuestro propio yo, la voz que hay en nuestra cabeza, desvanezcan así sin más, que muera junto al cuerpo, es algo si nos paramos a imaginarlo, pensamos un vacío, un no pensar y no saber, como si no hubiésemos nacido; imaginar esto nos hace pensar que estamos aquí para nada en sí porque todo lo que pensemos, todo lo que aprendamos y conozcamos se pierda por completo junto a nuestra muerte, nuestro propio yo, por eso creo que debe de haber algún fin, una finalidad en nuestra vida, que no sea acabar en un simple vacío, algo que siga adelante con nuestros pensamientos para que no se desvanezcan sin más. Por ello se puede hablar de una “vida” después de la muerte la cual por ahora desconocemos y que convierte al alma en inmortal de tal manera que esta perdura después de que nuestra parte material perezca.

Aquí os dejo un video en el que se recita un texto de Eduardo Galeano, que me ha gustado mucho, porque nunca viene mal soñar un poco…

Luces Brillantes
“La felicidad es un estado del ánimo resultado de una actividad neural fluida en la que los factores internos y externos interactúan estimulando el sistema límbico. En dicho proceso se pueden experimentar emociones derivadas”. Un concepto científico de felicidad muy acertado y experimentado, pero, ¿qué es la felicidad? Es un concepto muy difícil de definir, es algo que se vive desde nuestros sentimientos. Muchos de nosotros buscamos un objetivo común, algo que todo el mundo quiere conseguir, algo tan preciado pero tan difícil de conseguir. Pero, ¿Cuándo sabemos que somos totalmente felices? Siempre se añoran tiempos mejores en los cuales nos vemos felices y las cosas nos iban mejor que ahora, pero en cambio idealizamos nuestra felicidad. Más allá de los bienes materiales que para nada nos hacen felices, la felicidad se consigue si cada uno queremos; nosotros ponemos nuestras metas, nuestra personalidad determina que queremos y que no, lo conformista o lo inconformistas que seamos respecto a nuestra vida, eso nos llevará a nuestra felicidad particular e idealizada.

La felicidad está en el día a día, en los momentos más particulares, pero también está en nuestras responsabilidades, en nuestras metas, en nuestro amigos, en nuestro amor, en nuestra persona y en nuestra vida; solo hay que encontrarla y saber que esa es nuestra felicidad, y que los problemas siempre van a estar ahí, y que sin ellos esa felicidad no existiría. Pasamos malos momentos, malas rachas, incluso en los días más nublados de nuestras vidas, siempre hay un rayito de sol que asoma entre los nubarrones, y por donde esos nubarrones se abrirán y se marcharan para que de nuevo reluzca el sol, por eso siempre la felicidad estará ahí aunque a veces no la veamos.

Ismael Reinoso Llamas

septiembre 2017
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930